sábado, 25 de junio de 2011

Características del Fascismo y del Nazismo



Fascismo
Ideología totalitaria, opuesta al comunismo, al liberalismo y a la democracia. Primero fue usado por la milicia italiana antisocialista en 1919 y Mussolini lo uso para su movimiento después de subir al poder en 1922. En la Europa de entre guerras surgieron varios movimientos inspirados en el de Mussolini: la falange de francisco franco en España y el partido nazi de Adolfo Hitler en Alemania, que se basaron en un exaltado nacionalismo. Dichos movimientos responsabilizaban de las dificultades del país a aquellos que no estaban dentro de la comunidad nacional, en particular extranjeros y minorías.
A pesar que durante la primera guerra mundial, Italia estuvo de parte d los vencedores, el triunfo no significo nada para ella. No obtuvo ninguna ganancia significativa. Este hecho provoco una fuerte sensación de descontento en el pueblo italiano y preparo el camino para que el nacionalismo herido buscara una solución de corte totalitario. En especial, las millonarias condiciones de vida, llevaron al pueblo a clamar por una solución autoritaria que les garantizara respuestas inmediatas y no promesas.
Ya hacia 1919, los industriales y terratenientes alarmados por la creciente amenaza de anarquía y revolución proporcionaron apoyo financiero a Mussolini  editor de un periódico nacionalista de Milán (IL Popolo D´ Italia) y líder de números escuadras de protección de rechista que , por un pago , rompían las huelgas y protegían los bienes de la burguesía y capitalistas, en general.

Nazismo

El nazismo alemán
Son tantas las similitudes y coincidencias entre el fascismo y el nazismo, que este ultimo se considera una variante de aquel: el sentimiento de humillación y de revancha política y territorial alemana  después de su derrota en la gran guerra, así como la destrucción de su economía, son correspondientes a la reivindicaciones territoriales y a la miseria que en Italia permitieron el triunfo del modelo  totalitario como única respuesta a la frustración.
En ambos casos se uso el nacionalismo extraño como trampolín para cautivar a la población y constituirla como base de apoyo y sustentación política.
El apoyo político y financiero que los grupos económicos dieron a los nazis fue una manera de frenar los avances de la izquierda.
La organización de grupos paramilitares y de choque formados por desempleados, ex combatientes y delincuentes pagados que reprimieron a los trabajadores y sindicatos.
El culto ala personalidad y la exaltación de un líder carismático e infalible, transformaron tanto a Mussolini como a Hitler en salvadores y conductores de sus naciones.
El fuerte apoyo en el aparato de propaganda, las manifestaciones, grandilocuentes y monumentales, así  como los discurso populistas y demagógicos, desembocaron rápidamente en la formación de un partido único que controlaba todo el poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada